Disfunciones ejecutivas en adultos con trastorno por déficit de atención e hiperactividad

El mantenimiento de los síntomas de TDAH durante la vida adulta tiene consecuencias en la vida diaria que pueden oscilar desde olvidar cosas importantes para el trabajo o la actividad habitual hasta graves dificultades en el manejo y organización de tareas domésticas. Los adultos con TDAH pueden ser considerados como perezosos, poco motivados o con hábitos de trabajo ineficientes. A menudo tienen cambios bruscos de humor, aburrimiento, irritabilidad e inseguridad. Sus dificultades para el control de impulsos hacen que frecuentemente cambien de trabajo, de pareja y amigos. En ocasiones conducen de manera peligrosa, y presentan problemas académicos y/o laborales [12- 14]. Por otra parte, la presencia de TDAH en la infancia y su mantenimiento durante la edad adulta se considera un factor de vulnerabilidad para el desarrollo de otros trastornos, como la adicción a sustancias o los trastornos de personalidad [9,13,15- 17], además de asociarse a una mayor proporción de problemas de ansiedad, depresión y patologías graves que la población general [12,13,18]. Por todo ello, la evaluación y el diagnóstico del TDAH en el adulto son de especial importancia [19], y la evaluación neuropsicológica es una ayuda importante en dicha evaluación. Con relación a las alteraciones neuropsicológicas del TDAH, la mayor parte de los estudios se ha realizado en población infantil. Se ha descrito un patrón de alteración frontoestriada, que implica regiones y estructuras fundamentales en las funciones ejecutivas, control de la impulsividad, procesos de atención y búsqueda de recompensa [20-32]. El objetivo de nuestro trabajo es la revisión de la literatura existente con relación a la existencia de disfunciones ejecutivas en los adultos con TDAH.

Autores: R. Rodríguez-Jiménez, A.I. Cubillo, M.A. Jiménez-Arriero, G. Ponce, M. Aragüés-Figuero, T. Palomo

Descárgalo aquí